Exploraciones en las finca del Judío y Trigueros en Carmona.

Este pasado mes de marzo se ha explorada una nueva mina de agua localizada en la finca del Judío en Carmona y se ha revisado la ya conocida Mina de agua de Trigueros para comprobar su estado actual. La mina del Judío se haya taponada a los pocos metros por un muro de ladrillo que forma parte de un gran pozo realizado en la zona en épocas recientes, está asociada a un gran yacimiento arqueológico de orígenes romanos pero reutilizado en época medieval y moderna, al igual que la mina.

Las fotos son de José Millán:

La imagen puede contener: exterior




La imagen puede contener: noche y exterior


La imagen puede contener: 1 persona, exterior



La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie, niños, exterior y naturaleza
La imagen puede contener: una o varias personas, exterior e interior
La imagen puede contener: exterior e interior

Revisión topográfica de la Mina de agua de Trigueros.

Hace unos meses actualizamos la topografía de esta interesante mina de agua situada en el cortijo de trigueros topografiando las galerías que están accesibles adía de hoy y respetado la topografia realizada en el año 1986 cuando no estaban tapados cuatro de sus pozos. Es una mina muy interesante por varios motivos pero el principal es que tenemos una galería revestida con una falsa bóveda de tégulas que es única hasta ahora ya que lo normal son piedras planas o ladrillo.

Las tégulas sitúan a la mina en el contexto histórico al que pertenecen todas estas minas rurales estudiadas hasta ahora que es a la ocupación romana de los Alcores, a partir del siglo I. Por lo demás es una mina excavada con la metodología propia de todas las minas romanas,  salvo porque todos sus pozos son redondos y no rectangulares como es lo habitual. El agua ha reexcavado parcialmente el taponamiento de uno de los pozos creando un nuevo conducto y una pequeña sala de derrumbe, esta es la causa de que la mina se haya secado ya que hasta hace poco estaba completamente inundada. La topografía la hemos realizado entre Julio Guijarro y yo.

mina-triguero-nueva

Nuevos trabajos topográficos en la mina de agua de la finca de Trigueros.

La mina de agua de la finca de trigueros es sumamente interesante por estar asociada a un potente asentamiento romano de época Alto imperial y donde se empezaron a realizar los primeros estudios sobre minas de agua por mi parte haya por el año 1986. Como indicamos en otros artículos parte de sus pozos habían sido taponados completamente  , quedando sólo accesible una parte de la mina. Con objeto de tener datos recientes y más fiables de la mina se han realizado trabajos topográficos sobre las galerías accesibles y fruto de ellos se ha descubierto una galería formada por derrumbe provocado por la acción erosiva del agua tras el taponamiento. Parece que la corriente de agua ha buscado de nuevo su camino excavando una galería entre los sedimentos. Creemos que  con una destrucción podría alcanzarse parte de la galería que existe tras el taponamiento.

la mina es muy interesante, presentando características poco usuales como que todos sus pozos están excavados  con secciones circulares y las partes superiores revestidas con piedras labradas. La zona final e la mina que da al manantial esta reforzada con una galería hecha de piedras y una cubierta de falsa bóveda de tégulas. Por otro lado presenta los característicos lucernarios, espaciados unos 70 cm. y las señales de picos curvos y cinceles habituales. Otra característica peculiar  es que esta asociada a una acequia que transporta el agua hacia la Vega, donde se encuentra la parte central del asentamiento romano e islámico.

además de algunas fotos pongo la topografía actualizada de la mina:

MINA TRIGUERO NUEVA.

 

Nuevas exploraciones en la mina de agua de la finca de Trigueros.

Después de varios meses de espera hemos podido volver entrar y explorar la mina de agua de la finca de Trigueros en Carmona que debido a un taponamiento de las galerías principales se encontraba inundada. El escaso régimen de lluvias del último año a provocado la desecación del manantial que nutre la mina y por lo tanto estas galerías han vuelto a quedar aéreas.
Por razones que el actual propietario desconoce hace ya algunos años se realizó un taponamiento con tierra del pozo colector y de gran parte de la galería principal. A parte de esta destrucción parcial la mina se encuentra muy contaminada por materiales arrojados por los pozos como latas, botellas, etc.





Detalle de uno de los dos pozos que aún quedan de la mina y la zona donde se encuentra dentro de la finca.

Esta incursión en la mina nos ha permitido estudiar con mayor detalle la galería que ya exploramos en el año 1986, tiempos en los que nuestros conocimientos sobre minas eran muy escasos. A pesar de la nefasta e inexplicable destrucción de parte de la mina al menos tenemos la suerte de que las características y elementos presentes en las galerías que aún existen, pueden aportarnos valiosos sobre los orígenes de la mina, su proceso constructivo y utilización. El acceso lo hemos realizado a traves de uno de los pozos (el de menor diámetro), porque era en el que el brocal de ladrillo moderno se encontraba en mejor estado.


Acceso por uno de los pozos

La galería esta excavada en la roca a pico de hierro y cincel, pico en las paredes y cincel y cuñas en los techos. Hay un sentido de excavación claro hacia el manantial o venero principal de la mina. Las huellas de los picos presentan un trazado curvo lo que concuerda con el tipo de herramienta que usaban los romanos en las excavaciones mineras o de cantería que solían ser curvados. Los lucernarios están distribuidos a distancias de no más de veinte centímetros, como sucede en algunas galerías de la mina de Alcaudete, distancias tan pequeñas que sugieren que, como en Alcaudete y en algunas minas de mineral romanas catalogadas en la Península podrían también haber servido como control de los turnos de excavación. Todos presentan las huellas del hollín de la llama marcado sobre la roca de color claro y tienen una profundidad de entre 9 y 11 cm. lo que concuerda con la longitud de las pequeñas lucernas de barro romanas. Las galerías excavadas en la roca son de tres tipologías; la galería común de dimensiones 1,80 X0,60 m. Un tramo donde la altura se ha reducido a 0.75 manteniendo la anchura, puede que con idea de represar el agua, y una pequeña galería de apenas 50 cm. de altura que se parece mucho a las pequeñas galerías de prospección que se excavan en las minas de mineral para buscar betas. De hecho acaba en un pequeño venero por lo que su función podría haber sido la misma, que no es más que buscar en este caso un venero de agua para conectarlo con la mina. El suelo esta cubierto de capas gruesas de caliza flotante (precipitada) lo que indica regímenes de agua muy estancada. Las secciones de todas estas galerías tienden a ser rectangulares. Los pozos se distancian entre sí a un patrón de unos 18 metros similar a los patrones que hay en alcaude o la mina de agua de Alcalá. 12 passus romanos = 17,7 metros.


La galería se encuentra contaminada por residuos arrojados por los pozos

La zona más interesante de lo que queda de mina es sin duda un tramo de galería artificial realizada con mampostería sin argamasa cubierta con bloques de mayor tamaño y tégulas. La pequeña sección de esta galería de apenas 30 cm. de anchura y poco más de un metro de altura sugiere que se ha construido desde arriba, excavando un hueco en la roca que luego se ha tapado. La hemos explorado sólo en parte ya que hay una zona con peligro de derrumbe que será necesario afianzar para alcanzar con seguridad el final. Sabemos que esta galería debe llegar hasta el manantial principal de la mina y la longitud medida hasta lo que parece un derrumbe es de unos veinte metros.


huellas de los picos de hierro y lucernario con señales de la llama

Esta galería tiene una tipología totalmente similar a las galerías artificiales que hemos encontrado en la mina de Alcaudete y su función ha de ser la misma que no es más que contener materiales blandos y evitar el colapso del conducto, como en el caso de la pequeña “galería de prospección”, el suelo de esta completamente concrecionado por caliza flotante que ha ido precipitando sucesivamente formando una gruesa capa y esto debe ser por el régimen constante de agua embalsada en la mina sin apenas circulación , lo que también nos da pistas sobre su funcionalidad como reservorio de agua.


Galería artificial parcialmente costruida con tégulas, el suelo esta cubierto de gruesas capas de caliza «flotante».

Sabemos por los estudios hechos sobre espeleotemas en cuevas que el grosor aproximado de caliza que se deposita por precipitación en unos mil años en condiciones favorables (como es el caso) puede ser de unos 10 cm. El grosor que he podido medir en el suelo llega a los 15 cm. en algunos puntos por lo que podríamos hacer una datación aproximada de la mina basándonos en estas formaciones calcáreas y por supuesto con una metodología de estudio precisa y utilizando métodos científicos. De hecho la datación por espeleotemas es una técnica que ya se viene poniendo en práctica en determinadas estructuras subterráneas muy antiguas.


pequeña galería de apenas 60 cm. de altura concreccionada con caliza flotante.

Como conclusión estamos ante una mina que parece construida utilizando las mismas técnicas que la de Alcaudete, incluidas las obras de refuerzo interiores, sólo que en este caso se trata de una pequeña mina de abastecimiento-almacenamiento de una comunidad y no una gran mina “industrial” de varios kilómetros.


las secciones de la galería son rectangulares.

Hemos de destacar el apoyo recibido para estas exploraciones del propietario de la finca D. Eduardo Mencos, que se ha mostrado muy interesado en la recuperación y puesta en valor de la mina, así como a José, el guarda, que ha colaborado en todas las actividades realizadas. Como objetivos futuros tenemos previsto la limpieza e intento de destaponamiento de las galerías cegadas así como la consolidación de la galería artificial para facilitar su total exploración y estudio.


plano de la mina donde se señalan las galerías que no estan taponadas.

La mina de agua de la finca de Trigueros en Carmona

Los Alcores Sevillanos son una peculiar formación geológica formada por suaves colinas generadas por la acumulación de materiales marinos durante el período Mioceno hace más de 5 millones de años. Materiales que han generado una conocida y utilizada roca “el Alcor”. Esta característica colina se desarrolla desde la localidad de Alcalá de Guadaira hasta Carmona donde alcanza su máxima altura a más de 200 metros sobre el nivel del mar. El Alcor es muy permeable y está asentado sobre rocas margosas que por su impermeabilidad generan grandes bolsas de agua y múltiples manantiales repartidos por toda la colina. La colina da paso a la vega o Campiña Sevillana, un terreno ideal para el cultivo. Estas características geofísicas tan favorables de Los Alcores han provocado una intensa ocupación a lo largo de los siglos generando un entorno arqueológico excepcional.














La finca de Trigeros  se haya situada a unos cuatro kilómetros del casco urbano de Carmona, sobre la colina de los Alcores, lindando con la vega, sus coordenadas aproximadas son: X. 263472  Y. 4085483,  Z. 137.  Es una zona  conocida en el  ámbito  arqueológico  por la existencia de asentamientos y necrópolis  prerromanos  y  sobre los que se superponen restos de ocupación romana . Proxímo a esta finca existe un famoso enclave excavado  hace más de un siglo por el famoso arqueólogo  Jorge  Bonsor conocido como «El Acebuchal» y donde  sacó a la luz  diversas piezas de ajuares considerados orientalizantes o  tartésicos  por la tipología de sus decoraciones, destacan no obstante los  maravillosos   ejemplares de baso campaniforme que acabaron en la colección de la Hispanic Society of New York. Estos hallazgos delatan, como en la mayoría de yacimientos de los Alcores, un importante e insistente poblamiento de la zona, al menos desde el calcolítico (3.000 años antes de Cristo). Sobre estos primitivos asentamientos se superpone  un importante habitad de época romana, atestiguado por los muchos enterramientos aparecidos en las cercanías  y por los múltiples restos de edificaciones que aún se conservan en la zona.   En la primera visita que realice a la finca en el año 1986 aún quedaban restos visibles de una estructura de piedra labrada, situada en las proximidades del cortijo y  que parecía un aljibe alimentado por una canalización a cielo abierto que provenía de otra  canalizacion subterránea procedente de la zona alta de la finca , paralela a la mina de agua estudidada y compuesta por túneles de apenas 50X50 cm. y por un total de cinco pequeños pozos que iban reduciendo su profundidad a medida que se acercaban a la Vega, adaptandose así a la pendiente del terreno y a distancias de 6,5, 12,8 y 14 metros. Las pequeñas dimensiones de las galerías suguieren que se trata de una canalización excavada desde arriba y luego tapada, dejando cada ciertos tramos pozos de registro.  Por desgracia a día de hoy ya no queda casi nada de estas canalizaciónes, han sido arrasadas para construir una huerta. Sólo hemos localizado uno de los pequeños pozos de registro por el que sigue circulando agua. Las siguientes imágenes son recientes  y pertenecen al   pequeño pozo  que queda y al interior de esta galería.

 En cuanto a la mina por desgracia  ha sido parcialmente destruida, estando completamente tapados los pozos principales y quedando sólo accesibles dos pequeños pozos terminales que están actualmente  inundados a consecuencia (suponemos)  del taponamiento de la salida natural del agua de la mina.
En el año 86  realicé un plano aproximado de la situación de la mina, de las acequias subterráneas y de los restos aún existentes junto al cortijo. El plano es el siguiente:

En el plano aparece una excavación de cuatro metros de profundidad , seis metros de anchura y veinte de largo realizada  para la colocación de un aljibe y donde quedó a la luz un corte del yacimiento  distinguiéndose muros y cimentaciones. Actualmente dicha excavación ha sido tapada. Adjunto una foto aérea extraída de  Google donde se puede ver la finca y el trazado aproximado de la mina de agua  con un trazo rojo. La pequeña canalización subterránea  está dibujada con un trazo azul. La canalización aérea y todavía visible en la foto aunque no a nivel de suelo y donde estaban las estructuras descritas esta en trazo verde . Como se puede ver  el agua era encauzada hacia donde hoy esta la finca. El trazo amarillo es el resto de muralla de factura árabe que aún existe en la finca y que aparece en la siguiente imagen. Esta claro que actual  finca esta edificada sobre restos de un asentamiento árabe conservandose algunas estructuras. En el interior del cortijo existe un pozo-aljibe elaborado con ladrillos que debe ser de esta época.

En cuanto a la excavación descrita  estaba en la zona donde hoy está la huerta y donde en la foto se señala con una marca de posición con el título «yacimiento romano tumbas y edificaciones» . A continuación transcribo  la descripción que hice entonces de lo que se apreciaba en el corte de la fosa:

 «Sobre el corte se aprecia un estrato muy superficial de 0,4 a 0,5 metros en el que se aprecian cerámicas de tipología reciente así como abundante materia orgánica. a unos 0,6 metros de profundidad aparecen dos muros rectangulares de un metro de grosor y dos de profundidad compuestos por bloques de piedra y argamasa, bajo los muros se aprecia un piso de piedras y tégulas. Parecen fondos de viviendas. Se ven paredes enlucidas y muchos fragmentos de cerámicas árabes y romanas (siguillata, cereamica gris, etc.) la potencia del estrato descrito es de 2,5 metros, debajo de él existe un estrato virgen de arcilla roja y la afloración de la roca calcárea. En la pared lateral de la fosa, a unos 2,4 metros he podido entresacar entre piedras y barro unos fragmentos de sílex con tratamiento de lascado. Cabe destacar  que , según me contó el propietario de la finca, durante la excavación apareció un enterramiento bajo una gran losa de mármol, sin labrar (esto ha sido algo común en la zona, de hecho al camino que baja a la finca se le llegó a denominar «el camino de los muertos», por la gran cantidad de enterramientos que salieron a la luz cuando este se construyó), no recordaba  ningún tipo de ajuar funerario.»

En cuanto a la  mina objeto de este estudio ,adjunto el plano original  donde aparece denominada como  «Mina del Acebuchal»;  esta compuesta por un total de cinco pozos conectados con galerías. La longitud total que pudimos explorar es de unos 140 metros. La profundidad de los pozos es muy constante entre los 9 y 10 metros, algo completamente anómalo en una mina de agua ya que no se aprecia ninguna galería de conducción hacia el exterior pero ,como más adelante razono, creo que debería de existir. Parece que la funcionalidad de la mina era almacenar toda el agua de los manantiales en el pozo principal o colector, desde donde tendría que ser extraída al exterior o encauzada por algún conducto que no hemos localizado. 
Cuando se exploró en el año 86  el acceso a la mina era  una galería de apariencia moderna  excavada hasta el pozo principal o colector (el de mayor diámetro, unos 4 metros) de unos diez metros de longitud y cerrada en su parte superior con una bóveda de piedras. Esta galería parece posterior a la mina y fue realizada excavando una zanja que luego se cubrió con grandes losas de piedra y donde había una gran cantidad de mangueras , tuberías modernas y un pozo reciente. En el fondo de la galería una pequeña gatera  conecta con el pozo principal de la mina a unos dos metros sobre el nivel del agua. Actualmente esta entrada a la mina y el pozo principal  están  totalmente colmatados de arena y piedras pero  sigue  todavía visible la bóveda de piedras como se ve en la foto tomada por el compañero Aurelio Bonilla de la Asociación Fuente del Sol del Viso.
Del pozo principal parten dos galerías; una con dirección Noroeste con unas dimensiones de unos dos metros de alto por un metro de ancho y que a los pocos metros se ensancha en la pared lateral izquierda por la existencia de un manantial que brota del suelo, tras recorrer veinte metros se estrecha y  culmina en un nuevo manantial situado en la base de un pozo abierto de unos nueve metros de profundidad y apenas un metro de diámetro. Junto a este pozo existía un pozo paralelo .Este pozo se encuentra también totalmente tapado en la actualidad. Volviendo al pozo principal y tomando por la otra galería de dirección Noroeste recorreremos otros veinte metros por una galería similar hasta alcanzar un nuevo pozo de dimensiones más reducidas y del que   parten dos nuevas galerías la primera con dirección Norte  y que acaba por cegarse a los pocos metros por un derrumbe, se aprecia como de ella proviene un pequeño hilo de agua por lo que podríamos pensar que viene de un manantial.
La otra galería (principal) tienen unas dimensiones más reducidas 1,8X0,75m.  gira ligeramente  hacia el Oeste y tras recorrer 15 metros desemboca en un nuevo pozo también de pequeñas dimensiones (1m. de diámetro). Antes de llegar a este punto existe  un muro de piedras en un lateral que podría ser un conducto cegado o un refuerzo  para contener una beta de arcilla. En el pozo encontramos dos nuevas galerías ,  la primera con dirección Noroeste que a los pocos metros culmina en un manantial que brota de la pared pero que actualmente esta seco, sin pozo al exterior. La otra galería (principal) mantiene la misma dirección que la precedente y morfología similar pero a los pocos metros cambia bruscamente de altura pasando de medir 1,8 metros a 77 cm.
 Tras recorrer unos diez metros en estas dimensiones alcanzamos un nuevo pozo y recuperamos la altura de 1,8 metros  y  del que vuelven a salir dos galerías, una con dirección Noroeste de altura reducida (65 cm.) por la que se avanza con dificultad y que tras 17 metros alcanza una especie de cámara a la que no  pudimos acceder. El suelo en esta zona esta cubierto de finas placas de caliza precipitada que se rompen bajo nuestro peso, esto es debido a que esta galería trae un pequeño hilo de agua por lo que debe proceder de un manantial, aunque el caudal que fluye es mínimo. En cuanto a la  segunda galería (principal) mantiene un rumbo similar pero girando ligeramente al Norte, las paredes han sido reforzadas artificialmente con piedras y argamasa. El techo que en principio es de piedras planas acaba por ser de tégulas encajadas unas con otras. La galería fue reforzada para evitar su derrumbe. La construcción artificial tiene una altura de 70 cm. una anchura de 30 cm. y una longitud de 12 metros. La galería continúa pero no avanzamos más porque algunas tégulas parecen sueltas y hay peligro  de derrumbe.Todas las galerías presentan unas muescas o excavaciones sobre las paredes a distintas alturas llamados lucernarios para  sostener las lucernas de aceite  que iluminarían  las labores de excavación.
Es evidente que esta mina fue construida para el abastecimiento de un asentamiento humano  de cierta importancia . No es fácil  determinar si las canalizaciones existentes son contemporáneas a la mina o posteriores, lo que  sí es claro que estas tienen la misión  de conducir el  agua hasta lo que hoy día es el cortijo y este (como se ve claramente) tiene cimientos árabes. Por la excavación y los restos que aún se ven sobre el terreno el asentamiento romano debía de estar más hacia la colina, justo por debajo de la mina de agua, lo que suguiere una asociación asentamiento romano-mina. Es curioso el «escalón» existente entre los últimos pozos  que parece destinado a conseguir  que el nivel de agua  de estos dos pozos finales de la mina tuviera siempre un nivel mínimo (así parece deducirse de las marcas de agua existentes). Otro hecho curioso es la excavación de una galería de apenas setenta centímetros de altura que conecta con un manatial. Excavar en estas dimensiones obliga a hacerlo tumbado y esto no debe ser nada fácil, de hecho no recuerdo ninguna otra mina donde haya encontrado galerías excavadas con estas dimensiones, esto es algo a lo que tendremos que buscar explicación. La distancia excavada en estas condiciones es de casi veinte metros y en este punto conecta con un espacio más amplio al que no pudimos acceder. Puede que conecte con otro sector de la mina inexplorado. La siguiente imagen es un perfil de la mina  realizado tambien en el año 86.
Las marcas de agua  delatan un nivel muy constante y que no inducen a pensar que la mina haya estado normalmente  inundada (cosa que sucedería si no existiera un rebosadero) por lo que me inclino a pensar que originalmente tendría un rebosadero, situado seguramente en la galería que parte del pozo principal y por la que entramos a la mina, esta galería ha sido muy modificada en épocas más recientes. La tipología de las galerías en cuanto a morfología y dimensiones son típicas de esta zona de Los Alcores. (Mina de agua de Alcalá, de Alcaudete, etc.) . La distancia entre lumbreras (pozos) oscila entre quince y  veinte metros lo que concuerda con el patrón que suele ser  habitual aquí en los Alcores y en otras partes del mundo (como en los Kanats de Iran). La construcción interna de refuerzo donde se han empleado tégulas y los lucernarios sugieren que la mina es de origen romano. La estructura y funcionalidad de la mina es clara y simple, hay una galería principal que recoge mediante galerías secundarias el agua de al menos cinco manantiales que se encauzan hacia una galería recolectora hasta  el pozo principal o colector. La galería principal acaba en una construcción artificial realizada para el refuerzo de las paredes y techo que no hemos llegado a superar pero que suponemos debe de de venir de un venero principal y quizás el más importante y caudaloso  de la mina.
La mina forma parte de todo un sistema de abastecimiento de agua construido por las colonias que aquí se establecieron durante siglos y es un patrimonio arqueólogico y cultural que debería ser puesto en valor y protegido. Los estudios de la mina no están ni mucho menos concluidos y sería necesario ampliarlos. El deficiente estado actual de la mina puede ser en parte subsanado por los propietarios de la finca. Nos  hemos puesto en contacto con el  actual propietario al que hemos comunicado tanto la existencia de esta mina como su estado y se ha interesado mucho  por el tema. La idea es intentar bajar el nivel de agua actual creando de nuevo un rebosadero y poder volver a visitar y reexplorar sus conductos hasta donde sea posible. Las novedades al respecto las iré reflejando en este blog.
Esta finca posee un patrimonio arqueológico excepcional. En una vista reciente de la AAES junto con la Asociación Fuente del Sol a la mina  pudimos localizar y explorar un silo calcolítico situado en las cercanías https://www.facebook.com/#!/juan.tirita.9/media_set?set=a.572052619472926.127380.100000045783757&type=1
y donde apareció un magnifico ejemplar de Chopping tool , tallado en un canto rodado.

Fuentes consultadas:
EL YACIMIENTO DE «EL ACEBUCHAL»(CARMONA,SEVILLA):UN ANÁLISIS DE LAS ESTRUCTURAS CALCOLÍTICAS A TRAVÉS DE LOS ESCRITOS INÉDITOS DE J.BONSOR E HISTORIOGRAFÍA.    María Lazarich Gozález, Inmaculada Ladrón de Guevara, Merecedes Rodriguez de Zuloaga, Milagrosa Sánchez Andreu.