La mina de agua de la Puerta de Córdoba.

La Puerta de Córdoba esta situada al Norte de la ciudad de Carmona y fue  uno de los principales accesos al recinto amurallado de  la ciudad desde época romana. Su construcción se remonta a la época de máximo esplendor de la Carmo romana, el en siglo I d.C. Se trata de una puerta con un importante  valor estratégico dada su extraordinaria visibilidad cuando se accede a la ciudad desde la  Vía Augusta. Quizás por eso se le dotó del carácter  monumental que tendría un «Arco del triunfo»  como un símbolo del  Imperio Romano ya que fue  decorada con columnas y con un gran  podio interior  de más de dos metros de altura.
 La puerta esta integrada en el flanco Este de la muralla defensiva , justo en el punto donde finalizaba  el Cardo Máximo y donde comienza la citada Vía Augusta, una de las  principales vías  de comunicación y de transportes  de toda la  Bética romana. Hemos de decir que la puerta original era mucho más espectacular que la actual, ya que contaba con un cuerpo superior desaparecido a día de hoy lo que le daba una altura aproximada de unos veinte metros por un ancho de unos treinta. Esta constituida por dos torreones octogonales realizados con sillares de roca calcarenítica, que originalmente estaban cerrados con tres arcos, uno central para el paso de carruajes y dos laterales para el paso peatonal. Cabe destacar que para su  construcción en época romana  hubo de realizarse un importante rebaje del terreno y el acondicionamiento de la vaguada o puerto  excavando sobre la roca  calcarenítica que lo forma
La puerta a sufrido innumerables reformas a lo largo del tiempo pero el aspecto que tiene actualmente es debido a una importante remodelación  realizada en el año 1796 por el arquitecto José de Echamorro. Mirando desde la cara externa de la puerta y a nuestra izquierda se localiza una fuente hecha de ladrillos y  compuesta por un pequeño caño y un abrevadero. Por su  tipología  podría haber sido construida o reformada con las obras realizadas sobre la puerta en el siglo XVIII.
La fuente de la Puerta de Córdoba. Foto. José Millán
 A finales del  pasado mes de marzo el compañero Angel Escamilla Aparicio, vecino de Carmona y colaborador de nuestro proyecto de exploración de las minas de agua en los Alcores,  nos informa de la existencia de una posible mina de agua  situada en las proximidades de la citada puerta y que parece ser que la alimenta. El acceso a dicha galería se encontraba en la misma fuente, en  un pequeño registro realizado sobre uno de los muros de la misma y que se encuentra en el interior de una finca. Solicitados los correspondientes permisos gestionados por Ángel realizamos una primera exploración de la galería.
Acceso al interior de la fuente. Foto: José Millán.
Accedemos a trabes de una pequeña ventana rectangular de hierro de unos 50X50 cm.  colocada en un hueco abierto sobre  uno de los muros de ladrillo de la fuente que da acceso  al interior de la estructura compuesta de un pasillo de 1,70 X0,70 m. realizado con ladrillo de tipología medieval y un enlucido muy tosco de mortero de cal. La zona superior esta cerrada por una bóveda de cañón sin enlucir. La base de la galería esta compuesta por una canalización  hecha de obra de ladrillo y mortero. Hacia la salida de las aguas  el pasillo culmina en especie de torreta circular de unos  tres metros de altura equipada con  un registro superior que esta cerrado. Esta zona ha sido restaurada o modificada porque vemos que los enlucidos son diferentes y están en mucho mejor estado, presentando incluso un revestimiento de cal hidrófugo.
Desde este espacio, que hace de colector, sale el agua por un canal hacia la fuente. Existe una antigua puerta de acceso desde la calle (zona exterior de la fuente) que esta tabicada. Desde este punto recorremos 13,5 metros llevando una  dirección de  200º, es decir al  suroeste llegando a un punto donde acaba  la  galería artificial,  conectando con el cantíl rocoso y comenzando una mina de agua excavada en la roca.

Cuerpo interior de la fuente compuesto por un pequeño torreón circular. Foto. José Millán.
Galería revestida sobre la canalización que lleva el agua a la fuente. Foto. José Millán.

La roca tiene poca consistencia ya que se trata de una roca calcarenitica con un alto contenido de margas.  En el punto de unión de la mina  con la galería existe un pequeño pozo de registro reforzado con ladrillo y rasilla moderna, esta parcialmente desprendido de la roca y entra luz  por una gran grieta existente entre esta estructura y la roca. .
La galería por la que penetramos esta excavada a pico de trazado curvo y con sentido de excavación hacia el interior, tiene  apenas  10 cm. de altura de agua y una altura inicial de 1,70 m. por un ancho de 60 cm. presenta lucernarios excavados en el lado izquierdo según el sentido de excavación espaciados  cada 80 cm. aproximadamente, mantiene un rumbo similar al de la galería precedente pero girando un poco al oeste, hasta los 205º. La sección de la galería es rectangular y los techos están abiertos con la típica herramienta plana que encontramos en otras minas estando las paredes de la galería  (hastiales)  abiertos a pico. Recorremos unos 12 metros hasta que la galería hace un quiebro a 90º donde vemos claramente que estamos en un punto de empalme de dos galerías,  ya que tras recorrer dos metros en dirección perpendicular vuelve a recuperar la dirección original y entramos en un  nuevo tramo donde las marcas de excavación, siendo las mismas herramientas, vienen hacia nosotros y los lucernarios pasan a estar en el lado contrario (derecho). La dirección de este nuevo tramo gira un poco al este a los 191º.

Imagen de un lucernario. Foto. José Millán.

Imagen de la galería de la mina de sección rectangular, se aprecia la excavación de los techos con una herramienta plana y los hastiales con pico curvo. Foto. José Millán.

En este nuevo sector de la mina  se han producido varios derrumbes de la  zona inferior, causados por la acción del agua y la poca consistencia de la roca lo que hace que los anchos de la galería aumenten en algún punto hasta casi un metro, la altura permanece más o menos constante a 1,80 metros. Desde este punto podremos recorrer 19,4 metros hasta una lumbrera taponada completamente por escombros, no obstante podemos apreciar que se trata de una lumbrera rectangular y por sus dimensiones de tipología romana. Cerca de la base de la lumbrera existe una gran hornacina excavada en la roca para depositar las vasijas con aceite con las que recargar las lucernas.

Zona de la galería donde se han producido derrumbes. Foto. José Millán.

Hornacina excavada para depositar vasijas de aceite con las que recargar las lucernas. Foto. José Millán.

Las primeras conclusiones es que estamos ante una mina de origen romano. Las marcas de herramientas, los  lucernarios, las hornacinas y el putei taponado son inequívocos en este aspecto. Desconocemos si originalmente abastecía a una fuente pública o a alguna canalización pero me inclino más por la primera hipótesis dado su lugar estratégico como punto de avituallamiento a la salida de la ciudad. La fuente actual se construyo adosada  al cantil rocoso para captar las aguas de la mina mediante una galería, no hay ningún rastro de las estructuras romanas que seguro existirían en esta zona. La tipología de la fuente y del conducto concuerda con la reforma realizada a la puerta en el siglo XVIII por lo que probablemente sea una obra contemporánea a esta y puede que una  reforma de una fuente más primitiva pero  no hemos encontrado ninguna referencia  al respecto.

Representación tridimensional de la mina.
Zona inicial de la galería de la fuente. Foto. José Millán,

En cuanto al sector de la mina explorado  hemos comprobado como esta excavada por dos equipos en sentidos contrarios,  lo que es una técnica  habitual cuando se conectan galerías, esto permite hacer las correcciones precisas en el punto de empalme, tanto de rumbo  como de profundidad.
La galería viene trazada desde  la zona del Alcazar donde sabemos que existen aljibes y manantiales , un equipo vino excavando desde ese sector y en las proximidades de la puerta otro equipo excavó buscando esta galería hasta el punto de empalme que hemos descrito. En este caso no se trata realmente de una mina de agua como tal ya que no esta siguiendo el trazado de un manantial previo sino que se trata más bien de  un acueducto cuyo  objeto es dotar a este importante enclave de un punto de agua, por desgracia la lumbrera taponada no nos ha permitido continuar la exploración pero sabemos que existen más puntos de acceso (lumbreras)  situadas entre este punto taponado y el Alcazar. Vamos a realizar gestiones para intentar acceder a la mina por alguno de estos puntos y completar su exploración y topografía. Acompañamos este artículo con una foto de satélite de la zona donde se dibuja el trazado de la mina y una representación tridimensional de las galerías topografiadas.

Superposición del trazado de la mina a la foto de satélite.

Damos las gracias a Angel Escamilla por hacer de mediador en esta exploración y a los propietarios de las fincas anexas a la fuente por permitirnos el paso. Los trabajos topográficos han sido realizados utilizando un DIXTO (medidor electrónico mediante láser), y todo el trabajo de exploración y topografía por Julio Guijarro y José Millán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.