Los conductos subterráneos de la Fuente de Alconchel en Mairena del Alcor..




La AAES (Asociación Andaluza de Exploración Subterránea) ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Mairena del Alcor para la exploración de las antiguas  minas y canalizaciones de agua existentes bajo el casco urbano. Uno de los enclaves hídricos  más interesantes es la conocida como  “Fuente de Alconchel” que es  una de las fuentes  de abastecimiento históricamente más importantes de la población, tanto  por su posición estratégica en un sitio de paso desde la  Vega como por la abundancia y calidad de sus aguas. Sabemos que en este enclave existen varios conductos subterráneos en parte revestidos y en parte excavados en la roca que constituyen una interesante y poco conocida infraestructura  tanto de captación como de distribución de agua.  Este caudaloso manantial no sólo alimentó  la fuente, también proporcionó su caudal a los antiguos lavaderos públicos y a un aljibe del que se abastecía parte de la población. También sabemos  que  sus aguas eran  conducidas mediante galerías subterráneas a los antiguos molinos hidráulicos existentes en la Vega de Mairena.  El estudio de las conducciones de Alconchel se encuadra en el proyecto general de “Exploración y catalogación de las minas de agua en los Alcores Sevillanos” que la AAES viene llevando a cabo desde hace más de un año.



La Fuente de Alconchel.

Los orígenes de la Fuente de Alconchel  son ha día de hoy inciertos, si bien  la fuente que ha perdurado hasta  nuestros días parece  datar  del siglo XVII, siendo contemporánea a los restos de los molinos hidráulicos de la Vega.   El manantial que la abastece puede que  fuera utilizado ya en época romana ya que está  situado en las proximidades de los restos de un gran núcleo urbano de esta época enclavado  en el olivar de «Las Peñuelas» y parece probable su relación ya que es el punto de agua más importante de la zona. Los estudios realizados de la fuente y su entorno y las reformas acometidas recientemente por parte del Ayuntamiento pusieron en evidencia, a parte de unos antiguos lavaderos públicos que habían desaparecido por la construcción de un colegio y  que pudieron ser en parte  recuperados y puestos en valor, una serie de canalizaciones subterráneas que desde el manantial distribuían agua a la fuente  y a los molinos hidráulicos («Molinos de Campo»). Molinos que  también eran en su día alimentados por las aguas de la «Fuente Gorda», otro de los manantiales más importantes de la población.

Antiguos lavaderos públicos abastecidos por el agua de la fuente

 La fuente esta formada por un cuerpo de piedra caliza que genera  un pilar de unos cuatro metros de largo  alimentado por siete caños metálicos de color dorado. A la fuente esta asociado un gran abrevadero de casi treinta metros de longitud que evidencia la importancia estratégica que tuvo antaño el   lugar como sitio de paso.

detalle de la fuente, elaborada con piedra caliza

La fuente y su entorno han sufrido muchas remodelaciones y reformas a lo largo de la historia. Una de las más importantes de la que hay constancia se produjo en el año 1.890, sin que se sepa con precisión todo su alcance. En los años 40 se acometieron una serie de obras en la zona  cuyo objetivo  principal fue la construcción de un aljibe subterráneo abastecido por el manantial y  coronado por una caseta donde se colocaron las bombas eléctricas que suministraban agua a las calles Real y Ancha. De esta época debe de ser la caseta que cubre el manantial y toda la estructura de obra que esta adosada a la fuente así como la plaza y paseo que caracteriza a este lugar.

pozo de registro situado tras la fuente y que da acceso al conducto estudiado.
El manantial que suministra agua a la fuente y punto de máximo interés para nosotros esta situado a unos treinta metros al Este de la misma, se encuentra protegido por una caseta hecha de obra ,cerrada con una puerta metálica y edificada sobre una cavidad excavada en la roca de cuyo fondo brota el manantial, el desnivel existente de unos dos metros esta salvado  por una escalera también de obra. El acceso original al manantial era un pozo situado en la vertical del mismo y que ha día de hoy esta completamente tapado. En el mismo manantial se ha construido una represa de ladrillo para canalizar el agua.

El manantial de Alconchel, excavado en la roca y protegido por una estructura de obra a la que se accede por una escalera

Los conductos que hemos podido estudiar y que seguidamente describiremos  son tres, aunque sabemos que posiblemente existen otros conductos   a los que a día de hoy no hay ningún acceso.  Tenemos algunas fotos cedidas por Dña. Ana Gomez, arqueóloga municipal , de un pozo que en su día estaba en la zona de entrada a la plaza de la fuente y que en principio parece no tener que ver con los otros conductos estudiados  ya que  parece tener una profundidad mayor . Es un pozo típico de  sección rectangular, con huecos laterales para apoyo  y rematado por la parte superior con una bóveda de ladrillo y que podría ser la lumbrera de una mina. En las fotos  (hechas desde la coronación del pozo) se aprecia que en el fondo hay agua. Dicho pozo fue tapado y no hemos encontrado ningún otro acceso o registro  en la zona de la fuente.

imagen de un pozo situado en la zona de la fuente y que actualmente esta tapado.
foto cedida por Ana Gomez 

El manantial:

Sin duda era para nosotros el más prometedor ya que es aquí donde podría estar la autentica “mina de agua”. El agua brota de una cavidad de unos dos metros de ancho por medio metro de profundidad, el fondo esta muy colmatado por sedimentos y escombros por lo que su profundidad original debería  ser mucho mayor. Bajo el agua se aprecia el arranque de una galería de unos treinta centímetros de altura por medio metro de anchura, demasiado estrecha para forzarla buceando aunque cabía la posibilidad de extraer el sedimento del fondo para ampliar el paso.  Para intentar  la exploración de este conducto necesitabamos averiguar dos cuestiones : la primera si era un conducto completamente inundado o sólo un pequeño sifón que pudiera dar paso  a un conducto en parte aéreo y lo segundo si se trataba de un conducto natural o una galería artificial. La mejor opción para saber todo esto no era otra que la de introducir una cámara. La grabación ha revelado lo que parece un estrecho conducto de origen natural completamente inundado y que no tiene un tamaño que permita su exploración, además  el fondo es de limo. Por lo tanto parece  descartada la posibilidad de una mina de agua en este punto. No obstante queremos hacer una exploración exterior siguiendo el trazado de esta galería, que discurre por una finca privada  por si pudiera haber algún pozo que también pinchase con este venero, cosa posible  ya que sabemos que dentro de esta  finca hay captaciones de agua.

detalle del manantial de Alconchel.

Las galerías de conducción:

Desde la misma represa del manantial parte  una tubería cerámica que conduce el agua a una pequeña galería revestida que debió de ser construida desde arriba, mediante una zanja, esta ejecutada completamente con ladrillo y tiene unas dimensiones aproximadas de 88 cm. de alto por 64 de ancho. Las paredes están enlucidas con mortero y  rematadas por una bóveda de cañón de ladrillo tocho sin revestir  de 29,7X15, 3X0, 7 cm. unido con argamasa. El  suelo está ejecutado con ladrillos de 14X29X0, 5 cm. formando un cajón donde se ha  instalado una tubería cerámica  a la que se han prácticado una serie de pequeños registros   y  que esta rota por la parte superior en algunos tramos. Al poco de comenzar el túnel hay una bifurcación a la derecha que ha sido completamente tapada y que parece que ha sido reaprovechada para dirigir por ella  una tubería que parece más moderna y que es la que  hoy suministra agua a la fuente quedando el resto de la galería a partir de aquí completamente seca. En la misma entrada a esta galería y en un registro localizamos una antigua tubería de hierro que  cuenta con una llave de paso y que debe  ser la que suministra agua al aljibe, que como ya hemos comentado es de los años 40. Existe  otra bifurcación unos metros más adelante y  a la izquierda también tapada. Se observa que la estructura tuvo en su tiempo varios pozos de registro que se taparon y restos de acanaladuras para compuertas  que se abrían o cerraban.



galería revestida de conducción del manantial a la fuente.

Esta primera galería tiene una longitud total de 27.7 y una dirección en principio de 220º grados pero a los cinco metros gira a los 245º grados dirigiéndose a la fuente y   estando al final completamente taponada por escombros. Es sin duda la conducción original que transportaba el agua a la fuente. Cómo ya hemos referido el agua ya no circula por este conducto y lo hace  por una tubería más moderna paralela a esta conducción y no visible  que debió instalarse en las últimas reformas de la zona.

Detrás de la fuente se sitúa un pequeño pozo de registro  de unos dos metros de profundidad que conecta con el tramo de la antigua galería que suministraba  el agua a la fuente. Esta galería es igual a la precedente y según la topografía  es la misma, tiene apenas unos seis metros de longitud y una dirección de 115º grados hasta un taponamiento por escombros, que debe ser el otro lado del tapón anterior. El agua viene de una tubería más moderna que debe ser la salida de la que localizamos en el otro sector del conducto desde el manantial.

dos imágenes del tramo de galería al que se accede por el pozo de registro situado detrás de la fuente.

Existe un tercer conducto igual a estos de cuya existencia sólo  sabemos por referencias y que parece ser  el que transportaba el agua a los molinos.  Estaría situado al oeste de la fuente, y suponemos que debería recoger el agua sobrante de esta.

En cuanto a la datación de estos conductos en principio las dimensiones de los ladrillos tochos de la bóveda nos hizo albergar esperanzas de  un posible origen romano de la bóveda  y que pudiera tratarse de un conducto restaurado o modificado posteriormente, pero un estudio más detallado del mortero que los une que  presenta claramente yeso en su composición y la forma de ejecución del arco que tipológicamente es totalmente similar a otros conductos estudiados en Cádiz de los SXVI-XVII nos hace descartar esta hipótesis. Por lo tanto estos conductos deben ser de la misma época que la fuente que existe actualmente y no anteriores.

No se puede por lo tanto probar con los datos que tenemos  un origen romano o anterior  de este manantial  pero, como ya hemos comentado  parece probable que así pudiera haber sido. Si existieron otras infraestructuras hidráulicas  anteriores a las que hoy día existen han desaparecido por completo o aún no las hemos encontrado, presuponemos que los conductos que transportaban el agua a los  molinos y que no son accesibles deben ser similares a los que hemos estudiado.
Adjunto un enlace a un video grabado en los conductos estudiados.

Fuentes consultadas:
«El agua en Mairena, un patrimonio emeregente»
Ana Gómez Díaz/ José Manuel Jiménez Jiménez/ Ruben Mellado Troncoso.
Ayuntamiento de Mairena del Alcor.
https://www.academia.edu/3018129/El_agua_en_Mairena_del_Alcor._Un_patrimonio_emergente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.