Concluida la Campaña de buceo del S-1 en el Sistema Republicano-Cabito 2019

Concluye a finales del mes de septiembre la campaña de buceo en el sifón S-1 del Sistema Republicano Cabito. Ahora sólo queda ir retirando todo el equipo de buceo movilizado al sifón, que ha sido mucho y antes de que llueva demasiado y concluir los trabajos que se han venido realizando en las nuevas galerías descubiertas en el sector de Tanzania.
El objetivo que nos habíamos planteado para esta campaña no era aumentar la cota de profundidad del sifón, situada en -60 metros sino buscar una continuidad por encima de esta cota que nos pudiera llevar a la deseada galería seca que seguro existe. La verdad es que teníamos ciertas esperanzas porque estaban localizadas varias incógnitas situadas a diferentes profundidades por las que podría haber “sonado la flauta” y que ya vislumbramos en la inmersión del año 2002, en la que descendimos con aire y tan sólo dos pequeñas botellas, fue una inmersión muy rápida y en la que sólo pudimos atar el hilo y salir “pitando” de allí.
En una primera fase buscamos continuidades desde 0 metros hasta -33, siguiendo una posible galería que yo había vislumbrado el año pasado y que resulto ser la zona superior de la galería profunda, así que lo que nos hemos encontrado en esta campaña es una gigantesca galería de unos 20 metros de alto por unos 15 de ancho desde cuyo techo se abren varias chimeneas ascendentes pero que se hacen impenetrables con los equipos de buceo. En una segunda fase nos hemos ido a la zona profunda del sifón, utilizando Trimix como gas de fondo y Nitrox y oxigeno como gases descompresivos, esto aumenta mucho la seguridad de la inmersión y nos permite permanecer un tiempo más prolongado en fondo sin sufrir la temida narcosis que provoca el aire atmosférico a estas profundidades, además de realizar una descompresión segura ya que tenemos que subir 200 metros de desnivel por cuerda tras la inmersión.
Nos encontramos en el camino hacia el fondo con varias posibles continuidades pero que se vuelven muy estrechas. A partir de los -45 metros el sifón cambia su morfología y deja de ser una gran galería descendente para convertirse en un pozo totalmente vertical y de unos 3 metros de diámetro y que desciende sin piedad por debajo de los -60 sin que parezca tener fondo. Hemos movilizado una gran cantidad de equipo al sifón con la esperanza de poder progresar por un paso que nos pudiera llevar al deseado post-sifón pero no ha aparecido y la única continuidad es seguir descendiendo por este abismo hasta no se sabe donde. La Sima nos lo pone muy difícil. No hemos tenido éxito pero lo hemos intentado y sobre todo ahora tenemos un conocimiento muy exacto de la morfología y características del sifón.
No puedo dejar de agradecer el ingente trabajo de los porteadores, que han sido muchos y sin los que este tipo de inmersiones en el fondo de una sima como Republicano sería totalmente imposible y más moviendo botellas de buceo de 12 litros que pesan unos 17 kilos cada una. ¡¡MUCHAS GRACIAS COMPAÑEROS!!
Os dejo algunas fotos tomadas por los compañeros durante los trabajos de porteo y buceo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.