El acueducto subterráneo de la Cartuja de Jerez.

Galería del acueducto de la Cartuja de Jerez, realizada con ladrillo tocho rematado con bóveda de cañón.
Foto: José Millán.
Bajo la barriada Jerezana de Los Albarizones discurre una red de túneles que captan y conducen el agua de manantiales subterráneos  y  que viene a ser conocida como «El acueducto de la Cartuja de Jerez»,  del que ya hemos hablado en un artículo anterior y donde hacemos referencia a los trabajos realizados por el investigador Eugenio Belgrano. A diferencia de otras obras similares sus orígenes han quedado registrados gracias a una documentación escrita del S.XVI donde se da fe de un pleito entre el Ayuntamiento de Jerez y los Cartujos por la utilización y propiedad de estos manantiales.
En dicha documentación se refiere de la  existencia previa de  una captación de agua mucho más antigua, descubierta de manera fortuita en el año 1.534  cuyos origenes habrían de ser probablemente romanos o árabes. Las canalizaciones fueron  reutilizadas  tanto por el Ayuntamiento Jerezano como por los Cartujos que derivaron sus aguas por sendos túneles, uno hacia Jerez, donde alimentaba una fuente conocida como «La Alcubilla» y   otro hacia el Monasterio de la Cartuja. Las captaciones Cartujas acabaron por desecar las que iban hacia Jerez y por tanto de ahí se originó dicho pleito en el año 1563 , siendo finalmente los Cartujos los que lo ganaron. Una vez ganada la contienda por la propiedad de estos caudalosos manantiales los Cartujos reformaron y afianzaron las galerías dándoles una extraordinaria consistencia, de tal forma que siguieron en perfecto uso hasta la actualidad. Aún se conservan parte de los conductos originales antes de esta reforma que tienen unas dimensiones mucho más reducidas y estan ejecutados con sillares de piedra. 
 En fechas recientes hemos sido invitados por nuestro compañero Eugenio Belgrano a recorrer estos túneles y a fotografiarlos. Discurren por un terreno arenoso por lo que están completamente revestidos con muros y bóveda de cañón de ladrillo tocho unido con mortero de cal y parcialmente enlucido. Los ladrillos en paredes se han colocado alternandos en hiladas horizontales y verticales.
La galería tiene algunas peculiaridades que son propias en acueductos construidos en estos terrenos y es la existencia a distancias regulares de grandes sillares de piedra cruzados de una pared a otra con objeto de evitar el colapso de las paredes. Son técnicas muy similares a las que existen en las galerías de captación de los Manantiales de la Piedad, que abastecían al Puerto de Santa María. Sus dimensiones medias son de 0,75 cm. de anchura por unos dos metros de altura y en el lecho de la galería se ha ejecutado una canal por la que circulan las aguas así como de una serie de captaciones laterales que recogen el agua que aflora del subsuelo. Se ha dotado de pozos de registro espaciados a unas distancias regulares y también revestidos. El acceso a las galerías se realiza por uno de estos registros situado en una finca particular. La profundidad de los pozos y de la galería es de unos cinco metros.
La información sobre las caracteristicas e historia de estas galerías me han sido facilitadas por Eugenio Belgrano. 
Pozo de registro y de acceso a las galerías en una finca privada de Los Albarrizones.
Foto: Manuel Bernal.
  

Entrando por el pozo de registro completamente revestido.
Foto: José Millán.

Detalle de la galería donde se aprecian los refuerzos con sillares y el aparejo de ladrillo tocho.
Foto: José Millán.
A distancias regulares de han ejcutado captaciones para recoger el agua que aflora del subsuelo.
Foto: Manuel Bernal.



Detalle del conducto original , realizado con sillares y cuyos origenes podrían ser árabes o romanos.
Foto: Manuel Bernal.

Detalle de pozo circular revestido con ladrillo.
Foto: José Millán.

 Dejo un enlace a un video de Eugenio Belgrano sobre estas interesantes galerías.

2 respuestas a «El acueducto subterráneo de la Cartuja de Jerez.»

  1. Hola Selu, gracias por tu comentario. El agua sale por una acequia situada en el mismo Monasterio de la Cartuja y alimentaba unas albercas donde los monjes criaban tortugas para comerselas, ya que en teoría no podian comer carne de animales y las tortugas eran consideradas pescado en esa época. Sabemos que originalmente había un conducto que transportaba el agua a Jerez pero esta cegado. Las aguas provienen de manantiales subterráneos. No hay publicada (de momento) ninguna topografía del trazado de los túneles pero sí hay un proyecto para realizarla por parte del investigador Eugenio Belgrano, el trabajo es algo complicado porque hay una zona donde el aire es irrespirable por gases pero se va a intentar hacer con equipos de respiración.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.